El Rock desde el Interior

NTVG en LA FALDA: No fue un recital mas

Recitales

NTVG en LA FALDA: No fue un recital mas
NTVG en LA FALDA: No fue un recital mas
X
Recitales

NTVG en LA FALDA: No fue un recital mas

La Falda 13/09/2014 09:34enviado por nestor

Emiliano Brancciari, cantante y líder de No Te Va Gustar, le dedicó el concierto a Gustavo Cerati. “De música ligera” fue la intro de una larga lista de canciones y hits de la banda uruguaya, en un show espectacular en La Falda.

Cerca de las 5 de la tarde más de un centenar de chicos ya hacían fila en la vereda que da al Auditorio Municipal de la ciudad de La Falda. A las 20.30 era imposible encontrar un lugar para estacionar en las inmediaciones del lugar. Pasadas las 21.30 el interior del domo reventaba con más de 4.000 almas expectantes. Hacía mucho, pero mucho tiempo que esta sala mayor no verificaba una reacción así a causa del rock. Para volver a vivir esa experiencia hacía falta convocar un número de primer nivel y en su mejor momento, y a pesar de lo poco común de la fecha (el Jueves 4 de Septiembre) la banda uruguaya No Te Va Gustar cumplía con los requerimientos: veinte años de carrera y un sólido repertorio de canciones y hits de excelente factura como mayores atributos, además de la aprobación que su cantante y líder Emiliano Brancciari tiene especialmente en el público femenino. Brancciari, acta de nacimiento argentina pero uruguayo por adopción y en los modos, cumple con todos los requisitos del buen frontman.

En él se basa buena parte de la efectividad de este combo que conocimos en Córdoba en el verano de 2004 durante el último Cosquín Rock que se realizó en la Plaza Próspero Molina, antes del éxodo del ciclo por distintas locaciones. En esa accidentada edición NTVG comenzó a edificar su idilio con el público cordobés que hoy tan buenos dividendos le reporta.

Noche de show en La Falda en el mismo día en que por la mañana se confirmaba la partida de Gustavo Cerati. A los tragos amargos hay que tomarlos de prisa suponen algunos, por eso NTVG fue al punto e inauguró su actuación con "De música ligera" que fue la intro de una larguísima lista de canciones descargadas a repetición durante las dos horas exactas que duró el show.

Una buena seguidilla inicial para calentar motores: "Hijo de las armas", "Sin pena ni gloria", "Al vacío" y el tándem "Con el viento/Fuera de control", deja en claro que esta es una banda de rock versátil gracias a los bronces, estilísticamente ecléctica y que ejecuta con solvencia tanto sea rock, reggae, candombe, murga, ska o baladas; sobre temáticas que abordan el amor/desamor, los conflictos sociales y el hombre en su interminable lucha existencial. Todo con una mirada y tonada indisimulablemente charrúa.

La aguja marcaba picos de intensidad casi permanentes cuando los que se apretaban en el calor de la olla central curtían mosh o se prendían en un coro a voz en cuello, pasó durante los clásicos: "Verte reír", "Chau", "Tan lejos", "A las nueve"; aunque fueron escasos los momentos en que la pasión se moderó y la platea se puso contemplativa. Sí suele suceder que hay canciones más reflexivas como "Clara" o "Memorias del olvido" que en formato acústico sirven para pensar (“Con hambre no se puede pensar”, dirán en otra); del mismo modo que "El error" o "No hay dolor", sirven, como todos los buenos reggaes, para calmar la ansiedad.

El cantante mantiene una actitud distante casi permanente, se expresa a través de las canciones y habla lo justo y necesario. Cuenta que por ser una gira aniversario revisarán algunas viejas canciones, y en "El oficial" se ataca en convulsiones cuasi punks. Avisa que en aproximadamente un mes estará en la calle el nuevo disco que se llamará "El tiempo otra vez avanza" del que adelantaron "Llueve tranquilo".

NTVG reconoce influencias musicales de ambas orillas del ancho río, quedó claro con los acordes finales de "Todo un palo" de Los Redondos, antes de un cierre formal con "Cero a la izquierda" para regresar con una improvisada lista de bises “a la carta” armada a viva voz por los que aguantaban desde las primera filas. Ya lo había dicho Brancciari: “Este recital va dedicado a Gustavo Cerati”. Por todo, no fue un recital más.-

NESTOR POUSA

947 lecturas

Enviar a un amigo

Tu e-mail:
El e-mail de tu amigo:
 
13 Rock & Roll